fbpx
 en Consejos, crecimiento, Motivación, Salud

El sentido del yo se determina a partir de nuestras experiencias, percibidas como placenteras o nocivas.

El contexto externo o ambiente social y familiar es significativo para el logro de un desarrollo humano en equilibrio. Es de vital importancia, sentir que tenemos poder sobre nuestra propia vida, más que ser una víctima de ella.

Ejemplos de sentirse víctima, se pueden considerar, la falta de confianza en sí mismo, carencia de relaciones significativas y constructivas con los demás, poco éxito en el estudio, el trabajo, falta de conexión en el día a día, sentimientos de tristeza e infelicidad, entre otros.
Un sentido del yo sano es el que nos permite el contacto con la esencia, con el sentido de la vida, con aquello que nos proporciona una identidad trascendente, lo realmente valioso de sí mismo.
Es imperiosa la necesidad de darse cuenta del sí mismo y la propia existencia, favoreciendo el autodescubrimiento, la auto observación, construir el sentido del yo.

Entender la naturaleza humana

“El ser humano ante situaciones que lo trauman, tiende a anestesiar sus sensaciones, restringir su cuerpo, bloquear sus emociones y cerrar su mente; afectando su comportamiento y agravando sus problemas.” Violet Oaklander
Todo condicionamiento humano, del tipo que sea, es un filtro distorsionador de la percepción sensorial que impide ver la realidad tal como es.
“Es mediante la plena percepción de nuestros sentidos, que nos vivenciamos a nosotros mismos y nos contactamos con el mundo; cuando lo perdemos se hacen difusos y borrosos y parecen operar en forma automática y separada de nosotros. Llegando a funcionar en la vida como si nuestros sentidos, cuerpo y emociones no existieran, como si solo fuéramos una gigantesca cabeza que piensa.

Fritz Perls decía a menudo: “Pierde tu mente y vuelve a tus sentidos”. 

 

¿Qué son las sensaciones?

Proceso fisiológico de recepción y reconocimiento de los estímulos que se produce a través de la vista, oído, tacto, gusto, olfato. Son el mecanismo fisiológico de la percepción que permiten percibir lo que está a nuestro alrededor así como determinados estados internos del organismo. Estas sensaciones las recibimos a través de sus respectivos canales sensoriales, tales como Ver, oir, sentir, oler, degustar.

¿Qué son los sentimientos?

Son una respuesta orgánica. Sostienen todo el desarrollo de nuestra vida y constituyen la columna vertebral de nuestra psique. Implican lo que uno experimenta sensorialmente y se organiza para acciones concretas. Constituyen una experiencia subjetiva.
Los hay positivos como: amor, fe, felicidad, valentía, alegría, optimismo, agrado, tranquilidad, gratitud, etc. Y los negativos: ansiedad, depresión, tristeza, cólera, odio, dolor, ira, rabia, etc.
Nuestro cuerpo, donde se exterioriza lo que pasa dentro
En general existe poca consciencia del cuerpo, no se le da en muchas ocasiones la atención que requiere. Es importante el equilibrio entre mente y cuerpo. Nuestro cuerpo comunica, expresa, siente placer y dolor; interacciona con todo lo que nos rodea. Cuando hay desconexión con el cuerpo se pierde un sentido del yo, fuerza física y emocional.

Comprender mejor lo que sentimos implica:

  1. Escuchar lo que nos pasa por dentro.
  2. Manejar y conocer nuestro cuerpo: oírlo, sentirlo, (percepción kinestésica) donde cada emoción tiene una conexión corporal. Al estar perturbados restringimos nuestro cuerpo y nos desconectamos de él.
  3. Atender el contexto en el que nos sucede. En esta búsqueda de crecimiento y plenitud, aprender a navegar en el mundo de las sensaciones, sentimientos, emociones; permite lograr una mayor sintonía con el propio mundo afectivo y el de las demás personas.

Presuposición de PNL

“No existe un sustituto para los canales sensoriales, abiertos, despejados y limpios.”
Les dejamos el siguiente extracto de Salvador Carrión, especialista en PNL, donde nos ratifica que para trabajar en nuestro desarrollo personal debemos tomar conciencia de las situaciones, cómo nos sentimos y cómo respondemos ante ellas:

“Es necesario la edificación de una estructura interna sólida y completa, ser tú, deliberada y conscientemente, quien selecciona qué parte de la mente quieres manejar en cada instante de la vida; se trata de atender lo que haces o en lo que estás: la conciencia está en el aquí y el ahora.
Tomar conciencia y enterarte, ver, oir, sentir, oler; y saber lo que hay en el aquí y el ahora. Conseguir una explicación al sentido de la vida.
El trabajo de desarrollo personal es el primer paso para alcanzar estados y niveles superiores de conciencia. En tanto que la persona no sea capaz de aceptar cualquier modo de pensar, o más que aceptar, eliminar toda creencia y vivir en el aquí y el ahora, aceptando y manejando las situaciones como se presentan, sin juicios, ni prejuicios, no podrá penetrar los secretos de este mundo mágico: este espacio interno que nos vincula con lo transpersonal, con lo sublime, con la parte más profunda de nosotros mismos; eso que llamamos esencia, ser esencial, espíritu; o con sistemas que trascienden la dimensión individual: humanidad, planeta, universo, etc. O con aquellos aspectos de lo divino: energía universal, lo absoluto, todo; Dios”.

Comenta con Facebook

Artículos Recientes
0
estres
X